Pasar al contenido principal

Dobao, Xavier

General

Categorías: 
Escultura

                                      GEOMETRIA HUMANIZADA
 
La dura entraña de un país geológicamente muy antiguo, el granito,
parece que se humaniza, que se ondula o se esponja sin perder el orgullo de su verticalidad rígida cuando es monumento en la cumbre del monte Alba, cerca de Vigo, allí donde la mirada abarca amplísimas perspectivas; allí donde el alma se serena y se escucha la inefable melodía del susurro del viento. Si esperamos el atardecer, el sol es símbolo de fuego entre la obra del artista escultor, cual ostensorio imaginario en la interrogante que se insinúa.
Es Francisco Javier Dobao Fernández quien perpetúa la belleza, más emotiva por más sencilla. Artista hijo de artista-su padre es Pedro Dobao, escultor de renombre- compartió estudios de Bellas Artes y Psicología con el aprendizaje de un oficio tan complejo como el de modelar, tallar, esculpir, fundir bronce y doblegar aceros.
Fue dejando su obra por el mundo adelante, de Galicia a Galilea, humanizando lo inanimado y totemizando lo humano, desde formas corpóreas o relieves de signo y texturas caprichosas, a veces  barroquizantes, por veces  elementalísimas, para que sean huella perdurable de una mano, curva airosa como un doble bumerang o acrobacia que se inicia en la tierra y a ella vuelve, tras ser arco y esfuerzo.
Puede darse la paradoja de que la noche sea luz y la luna oscuridad, en formas aristadas que se tensan adelgazándose, o que un prisma pierda entidad para ser pirámide que, desde su condición inestable, se asienta, clavada y expansiva.
Reflexivo, exigente, Francisco Javier Dobao, es un escultor cuajado que exige encargos dada la monumentalidad de su obra, sencilla y espectacular.
 
             Francisco Pablos:
                                       de la Real Academia de Bellas Artes
 
 
 

Galerías

Galería
  • Escultura